#abrilbollero: recomendaciones bolleras visibles

Celebramos el #abrilbollero con amigas bolleras orgullosas y visibles que nos recomiendan un título que, por algún motivo, es importante para ellas. Gracias a todas ellas por participar, finalmente fueron más de 30, lo que nos pareció una generosidad maravillosa. Entre todas han generado un listado de lecturas diversas e interseccionales, que reflejan diferentes capas de realidad.

Aquí van sus nombres y títulos recomendados:

1.- Rebeca Campos: Stone butch blues, Leslie Fienberg (Levanta fuego): «Elijo este libro porque ha dado voz a muchas emociones y sentimientos que me han acompañado y han creado mi identidad»

2.- Maribel Torregrosa: A la conquista del cuerpo equivocado, Miquel Missé (Egales): «Me llegó en un momento idóneo para reconciliarme con un cuerpo injustamente denostado. Me ayudó a recrearme, a requererme, a ser consciente del poder de un cuerpo disidente»

3.- Tatiana Romero: Amora, de Rosamaría Roffiel: «Es el primer libro de temática lésbica que se publicó en México y que leí. Hay toda una mitología alrededor de él y para muchas lenchas mexicanas es parte de nuestra educación sentimental»

4.- Eva Gallud: El bosque de la noche, de Djurna Barnes (Seix-Barral): «Creo que es un libro imprescindible para nuestra genealogía, aunque quizá pueda intimidar un poco al principio. Es como atravesar un bosque de noche, hay que estar atenta a las señales. Al final su belleza prevalece sobre su oscuridad y la pasión (amorosa, sensual, literaria) nos guía durante el camino.»

5.- Abril Castro: El libro de buen Vmor. Sexualidades raras y políticas extrañas, editado por Javier Sáez y Fefa Vila. «Este es un libro sobre el deseo, sobre el poder, sobre la (dis)capacidad, sobre la potencia de los cuerpos, sobre la vulnerabilidad y también sobre la muerte y el alma.» Exoducción de Fefa Vila y Javier Sáez.

6.- Rosalina Jiménez: Quadern del cos i l’aigua. «Primer texto que leí de amor «corporal» hacia otra mujer. Es un libro de poesía, sutil y explícita, delicada y apasionada, de cuerpo y mente. Maravillosa. Y las ilustraciones preciosas».

7.- Amanda: The color pruple: «Vi la peli, vi la obra, pero lo mejor de todo es el libro original. En este libro se celebra el amor entre mujeres. Visibilidad a las bolleras negras».

8.- Raffaela Corrales: Sueño y revolución, de Carolina Meloni (Continta me tienes): No ha parado de buscar puntos de huida situados entre el sueño, la realidad y la ficción en un punto entre los tres donde la revolución vuelve a ser ese infinito posible (María Galindo)

9.- Saida García: Tienes derecho a permanecer gorda, de Virginie Tovar (Melusina): «Todes deberíamos escuchar esta frase cuando somos peques, Tienes derecho a permanecer gorda, así sin más, a mí me habría evitado años y años de dolor y frustraciones»

10.- Carla Berrocal: Laura Dean me ha vuelto a dejar, de Mariko Tamaki y Rosemary Valero-O’Connell (Ediciones La Cúpula): «Por la sensibilidad de su historia y personajes, por poner en valor la amistad, la sororidad y visibilizar el amor entre mujeres en el instituto. Es el cómic que habría leído de adolescente.»

11.- Violeta Assiego: Un apartamento en Urano, de Paul Preciado (Anagrama): «Por la sensibilidad de su historia y personajes, por poner en valor la amistad, la sororidad y visibilizar el amor entre mujeres en el instituto. Es el cómic que habría leído de adolescente.»

12.- Ana Flecha: El libro del verano, de Tove Jansson (Minúscula): «Jansson no solo es una de mis autoras preferidas, sino una de mis personas favoritas de cuantas en el mundo han sido. En El libro del verano, que traduce Carmen Montes, se puede ver por qué.»

13.- Ana Pastor: Autobiografía de Alice B. Toklen, de Gertrude Stein. «Me visibilizo junto a este libro porque estuve obsesionada durante muchos años con Gertrude Stein, su vida, su obra y su forma de escribir.Fue importante para mí porque fue de las primeras marimachas que leí.

He elegido este título porque que nombre a Alice B. en él me parece de un bollerio tremendo, una muestra de visibilidad y amore. Todo esto sin idealizar esa relación que para nada fue ejemplar. Recuerdo en una entrevista que Gertrude era muy consciente de que como no se escribiera ella su biografía, nadie lo iba a hacer y a por ello que fue. Y me fascina mucho desde siempre ese juego entre realidad y ficción tan común en ella.»

14.- Belén Nogueiras: Las lesbianas (no) somos mujeres. En torno a Monique Wittig, varias autoras (Icaria)

15.- Julia Yaman: La voz dormida, de Dulce Chacón (Alfaguara). «Este libro lo amé y lloré a la par que me enseñó el valor incalculable de la dignidad y la resistencia. #bollerasrepublicanas #bollerasvisibles«

16.- Lucrecia Masson: Luz en lo oscuro. Re-escribir identidad, espiritualidad, realidad (2021), de Gloria Anzaldúa. «Anzaldúa escribe estos textos durante los últimos años de su vida. Acá desarrolla lo que llamó activismo espiritual, y nos dice también que escribir no es algo que suceda en el pensamiento, sino en el cuerpo. Son palabras llenas de imágenes y de sabiduría. Es un libro que no se lee, sino se invoca.»

17.- Andrea Galaxina: Fun Home, de Alison Bechdel (Reservoir Books): «Igual es un título un poco evidente pero para mí fue importantísimo leerlo cuando salió. Era la primera vez que leía algo sobre ser bollera desde una perspectiva tan personal, me daba hasta pudor a veces. Fue un libro que hizo que algo en mi cabeza hiciese click. No sabría explicarlo pero es sin duda uno de los libros más importantes de mi vida.»

18.- Ainara: Un cuarto propio conectado, de Remedios Zafra (Forcola): «Este sería el libro que elijo, me ha costado decidirme, pero este en su día me gustó e incluso modificó bastante la idea que tenía acerca de Internet, WiFi, redes sociales y demás. Remedios Zafra amplia la mirada y cuestiona más allá de la simple crítica, ya que siempre propone… invitándonos de esa manera a reflexionar y a ser conscientes de todo lo que las conexiones online nos aportan o pueden aportar como una herramienta más de empoderamiento para algunas mujeres ( las más privilegiadas). Es muy recomendable y resulta muy actual ya, que menciona pandemias, teletrabajo, etc…»

19.- Roma de las Heras: Unas bollos de cuidado al límite, de Alison Bechdel (La Cúpula): «Cuando los empecé a leer me fascinaron, creo que porque tenía un deseo enorme de que mi vida se pareciera a las de las protagonistas, rodeadas de vidas bibollo complejas y divertidas. Y ahora, muchos años después, mi vida se parece cómica, familiar, orgullosa y dramáticamente al mundo de Mo y sus amistades ¡Os los recomiendo!»

20.- Helena Martín: Pedagogías queer. ¿Nos arriesgamos a otra educación?, de Mercedes Sánchez (Catarata): «La escuela está llena de grietas por las que filtrar nuestras disidencias hasta ensancharlas tanto tanto que quepan todas las vidas que veo en las escuelas públicas en las que trabajo como orientadora.
Este libro ha sido un empujón de poca teoría para mucha práctica y un flotador al que agarrarme con una sonrisa.»

21.- Sandra Carmona: Carol, de Patricia Highsmith (Anagrama): «Carol fue para mí el primer libro donde descubrí que dos mujeres podían terminar siendo felices, sin un suicidio que las separase.»

22.- Fefa Vila: El bosque de la noche, de Djuna Barnes (Seix-Barral: «Porque cada vez q lo leo me muestra cosas nuevas, ampliando el horizonte queer. Porque contesta a Freud muy elegantemente y nos pone alas a las bollos. Porque lo compartí siempre con mujeres q me gustaban mucho.»

23.- Merce Sánchez. Bollo, de Melani Penna (Dos bigotes): «Porque habla de las bolleras, de nuestro activismo y de nuestras vidas.»

24.- Lidia: Reverso, de Uxue Alberdi (Reikiavik): «Es un ensayo imprescindible para conocer las opresiones y dominaciones patriarcales dentro del bertsolarismo y ofrece, a través de 15 entrevistas a mujeres bertsolaris y un amplio marco teórico, soluciones extrapolables a otros ámbitos de la cultura popular para llevar a cabo una transformación antipatriarcal y radicalmente transfeminista.»

25.- Marta Borraz: Panza de burro, de Andrea Abreu (Barrett): «Un libro que me conmovió por su mirada a la infancia y desde los márgenes. Te agarra y no te suelta.»

26.- Sandra Cendal: En la casa de los sueños, de Carmen María Machado (Anagrama): «Machado supuso una toma de conciencia radical sobre la violencia intragénero, y su escritura ofrece una crítica al mandato social de «la buena lesbiana», un estigma a deconstruir, junto a otros.»

27.- Carmen Romero: Diferencias y The Practice of Love, Teresa de Lauretis:

Al final he tirado por rescatar a Teresa de Lauretis y su libro Diferencias en castellano que recoje su artículo «Sujetos excéntricos» que me voló la cabeza en su momento. Teresa de Lauretis me parece una autora fundamental, nunca suficientemente reivindicada. No sólo es la que inaugura el concepto Teoría queer en 1991 en un monográfico de la revista Differences, sino que cuatro años más tarde empieza a rechazar el término porque se había convertido en algo demasiado moderno, demasiado cool y demasiado gay cis blanco de clase media educado.

No es que lo rechace tanto por rechazar el espacio teórico y político que abría sino su circulación acrítica. Y por eso reivindica usar términos como bollera -dyke- o lesbiana. Y de ahí el otro libro: The practice of Love. No está traducido al castellano pero es la mejor indagación en la sexualidad en general y la sexualidad bollera en particular que se ha hecho. Me encanta, por lo que me toca, su intento por pensar y explicar el deseo femme en particular y señalar las dificultades que ha planteado habitualmente.

Además, con el libro Diferencias tengo una relación especial. Cuando estuve en Santa Cruz, y tenía a De Lauretis de profe estaba sacando el libro de Diferencias en castellano. Ella escribió la introducción/prólogo directamente en castellano y me pidió que le revisara el castellano por si había alguna cosa que corregir… Imagina!

28.- Jana Arceaga: El secreto de la fuerza sobrehumana, de Alison Bechdel (Reservoir Books): «Después de la pandemia parecen que hayan pasado siglos, y este libro ha sido una bonita forma de reconciliarme con el paso del tiempo, los cambios en mi cuerpo, en mi mente y en mis relaciones. Bechdel es una genia.»

29.- Sayak Valencia: Calibán y la bruja: mujeres, cuerpo y acumulación originaria, de Silvia Federici (Traficantes editorial): «Da un giro copernicano a la teoría marxista desde los feminismos materialistas. Con una rigurosidad y calidad escritural que lo vuelve un referente histórico a nivel de teoría feminista y estudios críticos de la colonialidad. Básicamente estoy enamorada de este libro.»

30.- Alicia Ramos: Yo tú ello, de Juana Marín (Lastura): «Asistí a la presentación en Mary Read. Me sedujo la lucidez de niña con la que disecciona lo cotidiano, conectándolo con una indisimulable cultura literaria fecundísima. Hay que ser apicultora para escribir así.»

31.- Tania: Este puente, mi espalda, Cherríe Moraga y Ana Castillo: «Cuando llegue a España (hace +16 años), busqué mis referentes y aquí no había nadie. No se hablaba tanto de racismo como ahora, y sentía que a veces mis amigas feministas blancas no me entendían…
Entonces encontré este libro maravilloso y me sentí reconfortada. Ser migrante lencha racializada en este país es duro… pocas te “sienten” bien. Este libro me dio paz, nostalgia, amor y mucha rabia para seguir construyéndome con toda mi mexicanidad.»

32.- Irantzu Varela: Microfísica sexista del poder, de Nerea Barjola (Virus), y Lunática, de Andrea Momoitio (Libros del KO): Microfísica porque es un salto en la lucha feminista contra las violencias machistas y Lunática porque es el periodismo feminista que cambia el mundo y a ti. Y porque las quiero

33.- Sara Torres: Diré tu cuerpo, María-Merçè Marçal (Ultramarinos): «Elijo este libro porque transita la pasión desde el estado del enamoramiento y desde la experiencia de la enfermedad.»

34.- Celia: Mentes insanas. Ungüentos feministas para males cotidianos, de Brigitte Vasallo (RBA): «Habla muchos temas desde el humor y la reflexión. Genial para leer a ratos cortos. Imprescindible para conseguir respuestas feministas para nuestro día a día».

35.- Andrea: ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal?, de Jeanette Winterson (Lumen): «Recomiendo está novela porque Winterson retrata de manera poética la vida de una bollera cualquiera, con sus deseos, circunstancias y violencias. Una bollera como cualquiera de nosotras.»

36.- Paloma Reaño: Niña de octubre, de Linda Boström Knausgård (Gatopardo): «Retrata la violencia y la soledad de los hospitales psiquiátricos, y es una lúcida reflexión sobre la vulnerabilidad radical de los cuerpos excéntricos ante las instituciones médicas. Con un lenguaje desprovisto de artilugios, la protagonista expone la compleja intersección entre salud mental y su maternidad. Y en medio de ese panorama, aparece el arte como gran impulso vital. Aquí la escritura no es un lujo accesorio sino una forma de resistencia ante la desposesión forzada de la memoria, un punto de apoyo de su identidad, aquello en lo que nos va la vida, es decir, la libertad.»

Facebook
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información relativa a ley de protección de datos RGPD:

Responsable: MARY READ S.L., siendo la Finalidad: recogida y tratamiento de los datos personales para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: Los datos facilitados sólo estarán disponibles en nuestro servidor y proveedor de correo electrónico Raiola. Podrás ejercitar tus Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Eliminar tus datos en libreria@maryread.es. Más información en la política de privacidad.